no es mio, lo tome prestado

solo 25

Es demasiado joven para mi, le dije, "no", me respondió "ya tengo 25".
Han sido semanas de chats atrabancados, imágenes y sonidos que nos enviamos por las noches "déjeme probarla" dice y yo rio, no me parece bien, no porque no sea adecuado, sino porque...va, porque tengo algunas malas experiencias con chavitos.
El asunto es que será una semana en donde tengo tiempo, le escribo diciendo que estoy cerca y que, bueno, que podemos probar "pero luego tengo una cita, así que será corriendo".
Paramos en la farmacia a comprar condones (pero eso ya lo conté) así que lean el post anterior, allí está el detalle del evento de ese día...
y bueno, regreso y pienso que tal vez podemos vernos de nuevo,escribo un tímido "hola" por cualquier cosa y no tengo respuesta.
Mi amiga está enferma así que la noche termina temprano, guardo el carro a media noche y me doy cuenta que la casa de la amiga, en donde me estoy quedando, está totalmente vacía.
Supongo que su hijo (amigo de mi pequeño seductor) anda de fiesta y me acuesto a dormir, un boxer flojo y una playera gigante hacen las veces de pijama, hay calor y duermo casi destapada.
No se si eran las 3 de la mañana cuando el teléfono empieza a sonar, veo su número y pienso "que quiere a esta hora", no respondo, suena de nuevo y no vuelvo a responder, suena otra vez, digo "ya no moleste" y corto, vuelve a sonar, 3 veces más...se queda sin batería y me alegro "¿qué podrá querer este chico a esta hora?", pienso, me doy la vuelta y me duermo.
Despierto a la primera luz de la mañana, me doy cuenta que olvidé correr la cortina, falta de costumbre de no estar en mi cama y la luz me hace levantarme.
mecánicamente conecto el celular y espero que encienda, un mensaje de whatsap "ni se imagina donde estoy" dice y la siguiente linea que no logré ver anoche "a unos pasos de usted, en la sala".
le escribo inmediatamente "en serio está aquí?", "si" responde "vengase a la cocina".
paso al baño, me lavo los dientes, me doy cuenta que me veo fatal recién levantada, voy a la cocina por un vaso de agua y lo encuentro parado frente al filtro "le sirvo?" pregunta con una sonrisa rara "por qué no me dijo que estaba aquí?" le pregunto y me cuenta que salieron a bailar y que durmieron en esta casa "yo me quedé en la sala porque quería pasarme a su cuarto", me pongo nerviosa mientras se acerca, mete su mano y empieza a palpar y provocar "metame a su cuarto, aquel no se atreve a despertarla" imagino que haremos mucho ruido, "no", le contesto "no podría imaginar que nos encuentren".
"ellos tomaron mucho", dice "no habrá forma de que despierten antes de las 10".
son apenas las 6, "un mañanero" dice con un tono sumamente dulce y a la vez arrogante "usted quiere y lo sabe".
entramos de puntillas al cuarto, será un rapidito, sólo para no dejar pasar la oportunidad. me excita la posibilidad de que nos encuentren, me excita que sea en la casa de mi amiga, me excita él.
rápidamente me quita la ropa, me tira sobre la cama y besa mi espalda y mis nalgas, me penetra desde atrás mientras jala mi pelo, quiero gritar y aprieto los labios mientras lo siento penetrarme con ganas, no gime, no hace ruido, aquello es a la vez quirúrgico e intenso.
Me da la vuelta y besa mis piernas mientras las coloca sobre sus hombros, empuja con ganas, termina y se acuesta un momento a mi lado "esto hubiera sido toda la noche, pero usted no quiso".
No le digo que con la llamadera hasta soñé que le había contestado y una voz de mujer me preguntaba que quería con él, no le digo que tampoco hubiera sido buena idea pasar la noche cogiendo a gritos en esta casa "mejor lo veo más tarde" le digo.
Sale despacio y se va, el resto de la casa sigue en silencio. tenía razón, nadie se levantó antes de las 10.

http://sayuam.blogspot.com/

Ctrl A


Querido blog:
10 agosto
Holis, sé de sobra que han pasado muchos días y no he abierto el espacio para desahogarme, al fin esto es peor que cualquier red social. Creo que, por un momento, después de mi fin de semana perfecto tuve un bloqueo emocional y olvidé cómo escribir. Pero he vuelto para contarte que hace, no mucho -6 meses-  tuve las peores 24 horas de mi vida. Sí, ya sé que eso dije esa tarde cuando me dijo que no habría ninguna boda, pero te juro, querido que éste sí fue el día más desafortunado de mi vida. Nunca tuve tanto miedo, tanta rabia, tanto odio, tanta autocompasión ni tanta desilusión, jamás sentí ese piquete en el estómago que anunciaba el fin que aunque lo creo… nunca lo vi venir.

Hoy
Él mi vida entera, se fue para siempre. También sé que ya lo he dicho y que siempre volvió pero esta vez es distinto, es definitivo. Ya pasaron más de 5 años y ni siquiera como hombre puedo verlo, se mudó con otra y otra y quien sabe que otra. Se fue para siempre.
Así que necesito que recibas mis letras, que entiendas mis sentimientos como nadie lo ha sabido hacer, que no me juzgues, que me des un espacio para reflexionar y que guardes este relato. Posiblemente releeré mis palabras mañana, pasado mañana, en 15 días, en un año y seguiré sintiendo un pellizco en el corazón como el que casi me mato.
 Ese octubre
Terminaba una patética conversación, oía desde lejos silbatos y de pronto una llamada, mi hijo dormía y mi cabeza yacía sobre su pecho, empezaba a soñar cuando él me pidió que fuéramos a la cama. Debíamos descansar. Me tomó de las manos y de pronto me jaló hacia su pecho, como si quisiera que escuchara su corazón. Latía con regularidad, como siempre ha podido controlarlo. Me mantuvo así un par de minutos y caminamos hacia la habitación.

 No podíamos dormir, pero él me daba su calor. Como todas las noches que pasábamos juntos, enredábamos nuestros pies, mentira siempre me quitaba de su lado y platicábamos alguna anécdota de cuando éramos niños, me aprendía el patrón del techo. Sin embargo, él estaba muy callado. Habían pasado sólo 10 minutos y él se giró a la derecha... Zafó sus pies de los míos.

  Él no se movía, yo quería platicar, no escuchaba, le propuse una dinámica, no acepto, sólo estaba volteado de su lado de la cama. ¿Le pasaba algo? Claro que sí, ella.

 Todo igual, me levanté y me fui a la sala. Tomé un vaso de coca cola, he de confesar que me angustiaba saber qué pasaba, pero él dormía... o eso fingía. Así pasé una hora, pensando en qué pudo haber pasado para que las cosas se tornarán tan raras de un momento a otro. Me terminé mi coca cola. No podía dormir.
  
Segura de mí, caminé despacio a la habitación. Él estaba de lado con su teléfono en la mano y me miró algo enojado, pero también comprensivo. Creo que me hizo un espacio en la cama y abrió las cobijas, accedí.

 Me recosté con la peor decepción de la vida. Mi esposo –etiqueta de mierda-, ese que tanto me deseaba, ahora me rechazaba y recordé el abrazo previo a irnos a la cama. Era una ¿despedida? Lo dudé, créeme que lo dude, querido. De pronto me abrazó, muy fuerte y susurró: «Perdón, ya no puedo» y se levantó de un salto, su amigo lo esperaba.

Supuse que se retractaría, pero lo escuché vestirse y acomodar cosas. De pronto y a lo lejos empezó a hablar. No recuerdo mucho salvo un par de frases que me duele escribir, las tacho y vuelvo a poner... Se estaba yendo para siempre. Sólo diré la frase que más me impactó: no no puedo. Salió.

Creo que me dormí unos 20 minutos, o quizá fue una hora y media. Luego desperté aturdida. ¿Qué hice yo?

Mi cama lo extraña, yo no lo extraño, y en este momento menos.

Tomé un baño esperando que en cualquier momento entrara por la puerta y me pidiera un masaje con crema de fresa, pero nunca pasó,

Me plasmé en el, su ausencia y el amor que le tengo... nunca llegó. ¿Fui yo o acaso fue la costumbre? De fondo me acompaña la canción de Thomas y no le veo el fin a su castigo, porque tal vez era sólo eso: un castigo.

Repetí y repetí en mi mente durante años hasta que me quedó claro que no volvería y, de pronto, caí en un profundo sueño del que no desperté hasta unas 4 horas después con la cara llena de lágrimas y los brazos entumecidos sobre una almohada. Mi corazón no dejaba de palpitar al ver cómo es que unas simples líneas y colores sencillos podían describir mis emociones en ese momento. Yo había dibujado mi vida y mi futuro en u cuaderno y él ya no aparecía en él, pero no fue mi culpa. Yo no le pedí salir de mi alma.

De verdad no iba a volver.

Quizá necesitaba verle y que me explicara paso a paso lo ocurrido o por qué ella era mejor que yo. Es más, merecía que me dijera quién era ella, aunque yo sabía quién era, siempre lo he sabido, siempre se sus pasos, por predecible, por metiche, por descuidado por interés, por amor. Por lo que sea, lo sé.
  
Justicia. ¿Qué más da? Él ya no estaba para enojarse, ya no necesitaba de nadie ni de nada. ¿Para qué seguir en esta tormenta de sentimientos si había una solución que me daría control? Al final no necesitaba más que olvidarlo y sacarlo de mi mente. La justicia seguro ayudaba.

Alcohol y mis dibujos, ¿qué más? Trabajo, muchos colores y una nueva yo. Al menos en el papel era feliz, aunque sólo era un engaño vil y absurdo.

Me recosté a dormir por 4 horas, mismas que soñé con él. Durante años no pude evitarlo, preguntaba en donde estaba, no sabía que contestarle. Mi odio creció. Él se me clavó en los sueños como en el corazón y no hubo manera de sacarlo. Simplemente pasó. Sólo lo sentí y no tuve ningún impedimento en hacerlo, pero de pronto, desperté ahogada en mis lágrimas.

«Las buenas cosas le llegan a quien espera». Y yo ya esperé mucho, fueron más de 8 años, han sido días de angustia y cansancio, de dolor y desamor, pero no me queda más que dibujarle el amor y escribirle el deseo. Llorarle mis sentimientos y esperar a que el corazón vuelva a latir.

Tengo el control, verlo de rodillas, que sufra lo mismo que yo.

Que sientan el desprecio…

Lo sienten
Tengo el control de nuevo, ya no quiero tenerlo

Y eso, querido diario, fue mi calvario absurdo. Lleno se sentimentalismo y melancolía que ya debería haber superado; no obstante, he aprendido a vivir con él. El dolor es parte de mi vida y de mi rutina, aunque mi corazón ya no siente nada desde mucho. Como decía mi abuela, «a todo se acostumbra uno, menos a no comer», y estoy decidida a acostumbrarme a no tenerlo cerca y a lidiar con mi odio, ¿qué más me queda?

Me queda hacer borrón y cuenta nueva, me queda terminar para siempre con la cadena.
Cortar el hilo.



porqueno

ultimamentemehepreguntdoporquenohagoloquemicorazondictaysimplemtecreoquenoesnecesariohacerledañoalpobreorganoqueestadiseñadounicamenteparabombearsangreynoparaestaralbergandomamadasdegentequenocompartenimisgenesnimisinteresesporesodecidisacaratodosydejarespaciounicamenteparamisochoestrellasquemeacompañaransiempreasiquecuandomepreguntanysentisalgoporelmirespuestasiempreseranoyanosientonadadenadapornadiequenollevamimismoadnasiqueadisfrutarlavidaquesoloesunaysinningunresentimientoylaverdadmemantienedebuenhumorcosaquecasinadielograequisde

tema el

frase...
despiste...
escondida...
como..
nombre...
entre...
perdidas...
letras...
acostumbra...
años...
el...
llama...
fue...
hacer...
hizo...
hice...
hermosa...
hice...
hizo...
fin.

soy...



  • quien entrega su propia voluntad a la de alguien mas...
  • quien se situa a merced de el..
  • quien silencia  propia voz 
  • quien tiene dificultades para establecer límites con respecto a el...
  • quien se atribuye la culpa de todo cuanto acontece
  • quien establece relación de pareja con personalidades explotadoras
  • quien reprime la emoción
  • quien creció viendo morir el amor
  • quien sabe cuanto duele el amor de mentiras
  • quien debe aprender a  ser más egoísta
  • quien debe trabajar en la asertividad
  • quien debe aprender a poner límites, a decir que no
  • quien debe derrotar un pensamiento tóxico
  • quien es ELLE

quadrivium


Las 9 musas Calíope, Clio, Erato, Euterpe, Melpómene, Polimnia, Terpsícore, Thalia y  Urano... 
El séptimo arte como tal es una delicia cuando se puede compartir con alguien critico que comparta tus mismas ideas retorcidas...
Begotten 

Mi estrella gris

Lo más triste que he vivido, lo indescriptible, lo más nebuloso fue perder a mi estrella gris... esa segunda estrella que me adorna y que desde que soy niña está presente.

Esa señora bodoquita con cabello ondulado y unas cuantas canas, aguadita de los brazos que bese y olí un sin fin de veces.

Esa señorina coqueta que se aplicaba rubor y labial para verse plena y elegante.

Esa hermana respetable de la iglesia que me llevaba a hacer obra con sus hermanitas amiguitas (ay los lentes de la hermana Flory, ay las picardías de la hermana lichita)

Esa mamita tan de ahuevo que manejaba su camionetilla roja 120Y y ahí andaba yo con ella, tuvo el BMW azul duro el hijo de la chingada y ahí andaba yo con ella, conocimos todos los McDonald’s, Zúrich y Astoria que encontrábamos en el camino.

No había cosa que se me ocurriera que ahí íbamos a la aventura, mi primer corte… de las nalgas al cuello; mi primer tinte… azul, mi primera receta de cocina wantan como no me chamusque!!! Ropa, juguetes zapatos y chucherías a las 4 de la tarde...

Su tiempo de universitaria? Ja que orgullo ir a verla dar sus exposiciones de etiqueta... la demostración de quesos y vinos en la Antigua sus proyectos de decoración eran lo más creativo y original que había visto.

Mi comidita calientita cuando regresaba del colegio, de la universidad y del trabajo... Bien dicen que en casa de los abuelos es donde se engorda uno y aquí presente la familia bodoquito “ahí hay comida mijita” a todo el que llegara, sus frijolitos podían olerse desde la entrada de la colonia.

No sé si será el amor puro que siento por ella o de verdad todo lo hacía con pasión y entrega, nunca le vi un error excepto confiar demasiado en la gente que no lo merece, ahí se me fallaba mi fritina pero siempre salí a su defensa.

De niña y aun adulta pensé que sería eterna, ella tenía prohibido irse, ella era mi cuarto de corazón, era tan fuerte que aun la siento, aun la escucho y no dejare de pensarla.

Desde la primera cirugía de la que tengo memoria, llore con ella por su dolor hasta los peores momentos, las carreras y las clases perdidas por ir a verla a ese hospital causante de tantos miedos, nada nada me pesa, lo volvería hacer una y otra vez.

Las celebradas de los días festivos guatemaltecos o no ahí estaba mi frita disfrazada de brujita, en la deshuesada del pavo eran risadas, en la movida de los tamales otra carcajada siempre jodiendo a mi frita hasta que me decía ya cállate desde el baño J

Chilero es recordarla cosiendo en su máquina, no sé cómo le hacía para crear tanto y saber cómo hacerlo, no me podía dejar de reír cuando dejaba las mangas cutas o una más larga que la otra pero lo hacía y que chingados.

Correr todos los días para ver chepe fortuna solo porque mi frito dijo que le recordaba a su juventud.

Pasar de vez en cuando con un menú de mc para que ella sonriera por la travesura.

Mientras pude la llamaba todos los días y el que chingados nenita no podía faltas, era mi motor para seguir, aun llamo porque se me olvida que no me contestara…

Viajamos y disfrutamos, no pensé que la canción de amor eterno algún día significaría tanto para mi…  sobre todo por el más triste recuerdo de Acapulco.

Sus historias de ataño, ah que cosa más interesante; su niñez que contaba una y otra vez y yo feliz de escucharla, nos dio tiempo de recordar las cartas que le escribía el amor de su vida... mi otro pilar que no tiene mas remedio que ser eterno.

Mi hermana y yo somos las consentidas, sí.
Mi hermana y yo somos las que tenía en mente, sí.
Mi madre la cuido lo que nadie más, sí.

 Y qué?

Mi madre heredo de ella la santidad, mi madre es el ejemplo de vida que muchos necesitan, es una santa y sé que no me va a dejar, me iré antes.

Enfermo…

Acompañada de otras malas noticias recibí la peor de todas, un carcinoma se había acomodado en su organismo, odie, maldije y llore… llore como hasta ahora

Leí, investigue, me estrese, busque respuestas, no encontré soluciones… solo tener al creador de nuestro lado.
Comienza la batalla, tratamientos que puedo jurar que me dolían más que a ella y mi santa madre siempre ahí, cargando con todo, lidiando con todo, madre al fin.

La cirugía… ah que dolor tan grande sentí, que miedo más oscuro enfrente, que clase más cara pague.

Lugar con paredes llenas de oraciones con fe, más que todas las iglesias juntas… si me escuchaba el creador desde ese hospital ya lo tenía cansado, mande ángeles a que la cuidaran, que impotencia de verdad.

Su recuperación en casa lo máximo, reímos, comimos, recordamos, wichamos y nos volvíamos a reír de lo mismo… feo sueño (ojala nunca se cumpla)

Recaída, solo porque de verdad le pedí tanto al creador que me diera fuerzas no me estrelle esas noches que las lágrimas no me dejaban ver el camino.

La despedida, día que pase a verla porque algo me lo decía ver ahí a todos sus hijos, saberla enferma con un tono no precisamente cian ni magenta…

Recibir la cruz de su bendición, liberador de mi alma… como sufrí, como llore, como rogué de rodillas el cambio de su vida por la mía, bah la mía de que sirve…

No me escucho…

Soñarla que me llevaba con ella y decirle adelantarte mamita ahorita llego, eso me hace pensar que yo sigo… no me fui y el dolor en mi brazo me indico cuanto se aferró a mi L

Esa llamada de mi santa madre para darme la noticia que esa mujer bodoquita que ocupa un cuarto de mi corazón era ahora un Angel…

Sentí cada pedacito de mi ser quebrarse y desprenderse, al punto de sentirme ligera y preguntar por qué ella y no yo?

Trate de evitar ir a la funeraria, quería solo caminar y fumar mientras mi alma se desmoronaba sin poder decirles a mis hijos (aun no lo hago) que mamita los cuidaba desde el cielo…

Se lo cuento a quien considere importante y cierro las redes sociales…

Llego a la funeraria, MIERDA que dolor más basura.

Nunca imagine sentir tanto dolor, nunca

Visitas y abrazos y palabras y bla bla bla

No tengo la menor idea de que dije, que hice, a quien vi, que me dijeron… escucho su voz… le sirvo café hasta que mi frito me dice no mija ella no está y lloro, pensé que solo era un sueño, me obligan a comer… no no puedo

Dicen que el las peores situaciones se conocen a los mejores amigos… así es!

No toco la caja que contiene su cuerpo porque se contamina, suena la campana a la salida para el cementerio y esa parte prefiero guardarla en mi corazón.


Ahora me escapo para ir a visitarla, le dejo una coca, una flor, un menú, me echo un cigarro con ella, platicamos y así hasta siempre J

Siguele el hilo..

Quien es elle?

Mi foto
Es una mujer que disfruta la vida al maximo y nunca se arrepiente de nada, vive cada instante a la vez, disfruta de una buena conversacion acompañada de un buen cafe o una buena piña colada, ama el arte no tanto como a su hijo, disfruta de las cosas abstractas, sarcasmo es su segundo nombre aunque problema lo ha peleado..hace las cosas sin pensar en que sucedera luego, no tiene planeada la vida, simplemente vive con el tiempo, es re malhablada, en fin en el camino veran quien es.....